[CNT Teruel] Ante la crisis de la despoblación, construyamos un mundo rural vivo

| 20 marzo, 2019
“¡Escuela cerrada pueblo jodido! ” Imagen de una de las paredes de Allepuz obtenida del blog del “colectivo Sollavientos”

Desde CNT Teruel queremos mostrar nuestro apoyo a las movilizaciones convocadas el próximo 31 de Marzo de 2019 en la ciudad de Madrid, bajo el lema “La Revuelta de la España Vaciada”. Son muchos, y muy urgentes, los motivos para movilizarnos y reclamar medidas reales que nos lleven al mantenimiento de un mundo rural vivo y que frenen el fenómeno de la despoblación. Afirmamos, si bien, que no somos la “España Vaciada” sino “los territorios invisivilizados y vaciados”; pues todavía vivimos personas en estas tierras y merecemos ser tenidas en cuenta.

El territorio rural representa hoy en día cerca el 80% de todo el territorio estatal pero, sin embargo, es habitado por tan sólo el 20% de la población (porcentaje que disminuye en provincias como Teruel o Soria). En este sentido, la despoblación rural es, a todas luces, insostenible: socialmente, culturalmente, medioambientalmente, para las relaciones humanas y, en definitiva, insostenible para la vida.

En CNT, vemos que es necesario revertir esta situación pero también creemos que tenemos que ser conscientes de quién es el principal beneficiario del éxodo rural. En un informe de CaixaBank lo dicen sin tapujos “la justificación que se da a la existencia de las ciudades desde el punto de vista de la economía es que la localización de personas y actividades se produce porque los beneficios de la aglomeración superan los costes”. Pensar que dentro del sistema capitalista hay una opción de salvación para el medio rural es una quimera, pensar que una empresa va a invertir dinero en un territorio donde habitan ocho “cifras de consumo” por km, antes que en una gran urbe con millones de personas, es tener fe ciega en el capitalismo, por lo tanto se vuelve evidente que la solución al problema de la despoblación no se dará nunca desde este.

Nuestro futuro no pasa por colmatar de infraestructuras el territorio como si estuviéramos en la época del desarrollismo, no pasa por generar un paraíso fiscal que atraiga a las mismas lógicas y buitres que nos han exprimido y vaciado. Para acabar con el problema de la despoblación vemos necesario empezar a actuar desde los pueblos y desde la base, generando herramientas que den la vuelta a la situación sin esperar macro proyectos que vengan de fuera a esquilmar el territorio, a cambio de trabajos precarios que desaparecerán cuando dejemos de serles productivos.

Es urgente tener muy en cuenta el escenario más plausible que se avecina: el de una crisis energética y ecológica, y nuestro futuro pasa por empezar a prepararnos desde ya a esa realidad, siendo capaces de generar una economía resiliente, apegada al territorio y con una sólida base ecológica, feminista y socialmente justa.

Queremos seguir echando raíces aquí, queremos seguir abrazadas a nuestra tierra y para ello vemos necesario un cambio de paradigma económico, social y ecológico, para poder vivir con derechos laborales dignos y de una forma sostenible. El capitalismo está haciendo inhabitable el planeta, está convirtiendo el suelo fértil que pisamos y el agua clara que bebemos en veneno. No habrá vida digna en los pueblos mientras siga existiendo el capitalismo, porque el capitalismo es la antítesis a la vida en si.

Tampoco habrá vida digna en los pueblos mientras el sistema patriarcal siga existiendo. Las mujeres siempre invisibles y nunca valoradas, hemos trabajado la tierra, levantado la casa y cuidado de las personas dependientes, siendo el motor que mueve y ha movido el mundo. Es más que evidente que avanzamos hacia la desmaterialización de la economía y es fundamental que el trabajo de cuidados que hemos desarrollado tradicionalmente las mujeres, gratis o a cambio de una miseria, empiece a valorizarse como lo que realmente es: una pilar maestro para la reproducción de la vida. Hay que atajar las desigualdades y opresiones específicas que sufrimos las mujeres, generar medidas, ponerles nombre a nuestras necesidades y llevar a cabo soluciones desde esta perspectiva. Sólo así podremos mantener un medio rural vivo.

Creemos que el mundo rural ha de jugar un papel principal en las transformaciones sociales, políticas y económicas. Es en el mundo rural donde se pueden generar nuevas formas de hacer política desde lo municipal; donde todo el pueblo sea participe de la gestión de los espacios y administraciones comunes; donde se potencie una economía cooperativa, solidaria y sostenible; donde las redes de apoyo mutuo y cuidados se vean potenciadas por la cercanía que te ofrecen los pueblos; donde la economía esté al servicio de las personas y no al revés.

Mientras construimos y fortalecemos todo este tejido social vemos necesario que se empiecen a pensar y desarrollar propuestas que nos permitan aplicar una serie de acciones:

Empleo:

  • Renta Básica garantizada en pueblos.
  • Fortalecimiento de la implantación de sectores tradicionalmente asociados a lo urbano en el medio rural.
  • Fomento de la feminización de empleos tradicionalmente masculinizados, y a la inversa.
  • Creación de una sociedad rica y diversa en cuanto a gremios, sobre todo aquellos derivados de una trayectoria académica, para romper con ello la idea de que para desarrollarse hay que marchar a la ciudad.
  • Derogación de la relación laboral de carácter especial en el empleo al servicio del hogar familiar e inclusión en el régimen general y en el ET a todos los efectos, incluida la consecuencia de la nulidad del despido y la intervención de la ITSS.
  • Ratificación del Convenio de la 189 de la OIT. Consideración de las horas de presencia y disposición como tiempo de trabajo efectivo a todos los efectos.
  • Creación de empleo desde modelos cooperativistas que permitan el reparto del trabajo y atajen los problemas de desempleo y precariedad y permitan concebir el trabajo desde el bien común y no el puro beneficio individual.
  • Abolición inmediata del Régimen Especial Agrario de la Seguridad Social, equiparando a las personas jornaleras agrícolas con el resto de trabajadoras de la industria y servicios del Régimen General, por suponer una discriminación totalmente injustificada respecto del principio de igualdad entre trabajadoras y control eficaz del cumplimiento de los derechos de las personas temporeras.

Vivienda:

  • Creación de planes de rehabilitación.
  • Reversión de tierras y viviendas.
  • Creación de bolsa de alquiler y masovería social.

Educación:

  • Incentivo a la figura del maestro rural.
  • Fomento de becas de intercambio estudiantil.
  • Apertura inmediata de las aulas dónde existan hasta tres personas en edad escolar o donde no existan centros educativos cercanos.
  • Deslocalización de los centros educativos superiores.

Sanidad y cuidados:

  • Aplicación de un plan de incentivos para atraer especialistas extranjeros de sanidad.
  • Modificación de la legislación para que el sistema de selección de los médicos especialistas sea similar al del profesorado.
  • Creación de redes y servicios que permitan y garanticen de forma accesible y digna los cuidados de las capas de población envejecida, infantes y personas dependientes.
  • Equiparación de los servicios de salud para acabar con la discriminación en las condiciones de vida del medio rural con respecto al medio urbano.

Agricultura y ganadería:

  • Creación de bancos de tierras.
  • Renta mínima garantizada por servicios ambientales.
  • Dotación de recursos a proyectos agroecológicos y de ganadería extensiva.
  • PAC para quien trabaja la tierra.
  • Fomento de la soberanía alimentaria en los comedores de los servicios públicos (colegios, hospitales, residencias), que deberán ser abastecidos por productos de cercanía.
  • Desarrollo y aplicación de medidas para la transformación de la estructura de cultivo, de modo que se adapte la forma productiva bajo los criterios de la agorecología, aumentando así la calidad de los productos, la mano de obra y el respeto a la naturaleza.

Turismo:

  • Incentivo del turismo responsable.

Otras:

  • Incentivo al consumo de cercanía y directo de quienes producen.
  • Promoción de las gestiones y el trabajo administrativo en línea, garantizando la posibilidad de acceso en cuanto a recursos y conocimientos a quien lo necesite.

Fiscalidad:

  • Discriminación positiva por actividades económicas, vivienda principal y paternidad/ maternidad.
  • Beneficios fiscales sólo para quienes puedan acreditar el cumplimiento de la normativa laboral y medioambiental.
  • Aplicación y creación de impuestos a las empresas que extraigan recursos de territorios despoblados, y que sean destinados a repoblarlos de forma sostenible.

Infraestructuras:

  • Creación y aplicación de un plan de infraestructuras básicas.
  • Implementación y desarrollo de una infraestructura digital de calidad.

Penal/Urbanístico:

  • Despenalización de la okupación de pueblos abandonados y gestionados con criterios autosostenibles y agroecológicos.

Queremos echar raíces aquí, sin miedo a que la cuchilla del capitalismo nos las corte para que seamos trasplantadas a las grandes ciudades. Queremos echar raíces aquí hasta el punto de convertirnos en una gran raíz que esponje y oxigene el territorio desde el que broten nuevas semillas que crezcan en libertad


“¡Escuela cerrada pueblo jodido! ” Imagen de una de las paredes de Allepuz obtenida del blog del “colectivo Sollavientos”

Tags: , , ,

Temática: Destacadas

Los comentarios están cerrados.


Visita la web confederal de CNT en: www.cnt.es