[CNT-Zaragoza] ¿Por qué votar no sirve a los sectores explotados y desfavorecidos?

| 10 mayo, 2015

abstencion¿Por qué votar no sirve a los sectores explotados y desfavorecidos?

Sencillamente porque cualquier recorrido retrospectivo nos indica que no hemos avanzado nada por esas vías de la delegación. Es más, vista la realidad actual lo que se constata es que la vía de no ir a por el todo y situarse en lo posible, en la delegación, sólo conduce a la derrota en mayor o menor lapso de tiempo.

Vivimos pues, tiempos donde un aspecto de la dominación del poder está basado en la inmediatez: en el aquí y el ahora, que impide cualquier reflexión y por tanto nos lleva a seguir reproduciendo ciclos de derrota.

Es por ello, que es vital la mirada retrospectiva y ver que los análisis que hacían los anarquistas en la 1ª Internacional se han cumplido al pie de la letra.

La vía socialdemócrata está llena de traiciones y de utilización para sus fines particulares, que en definitiva han devenido en los mismos que los explotadores. Por lo que respecta a la vía Leninista (y otros –istas) no es necesarios extendernos ni machacar al árbol caído. El bloque del este, el proceso de la vía del gran timonel en China pueden servirnos como claros ejemplos.

Basta con recordar a los anarquistas de la Iª Internacional cuando sobre el poder decían: Todo poder corrompre y el poder absoluto corrompe absolutamente; a la vez que tenían claro que las vías parlamentarias y de delegación eran vías muertas que servían para canalizar y destruir el tejido social.

Mirada retrospectiva también para recordar que la vía del parlamentarismo burgués, al término de la IIª Guerra Mundial, en lo real, era papel mojado. Los repartos de Yalta, la protección más o menos encubierta a aliados del fascismo en Grecia, Italia, los colaboracionistas franceses, incluso en la propia Alemania o la inhibición y permisibilidad total ante las dictaduras (como las que sufríamos en la Península Ibérica), así lo atestiguan.

Mirada retrospectiva para darnos cuenta que el derrumbe de los países de capitalismo de Estado o también llamados de socialismo real eliminaba ese referente proletario y el capitalismo ya hegemónico se preparaba para eliminar toda conquista social. Adiós al “estado del bienestar”, al “estado de derecho y libertades”. Y en ese proceso lo político y toda la canalización parlamentaria son una representación bufa, dado que el poder real, la toma de decisiones está supeditada a poderes económicos transnacionales y canalización en manos supranacionales (Parlamento europeo, FMI, OTAN…) supeditados a los grandes intereses económicos. Es decir, la difuminación de los estados, de las patrias, es un hecho.

Y es en este marco en el que plantearse las vías parlamentarias, las vías de delegación, es cuando menos, de necios. Precisamente cuando la destrucción de todas las conquistas sociales, con una vuelta a situaciones sociales de finales del siglo XIX y principios del XX vuelven a situar a los trabajadores como eje central de todo cambio social. ¡La ciudadanía ha muerto, vuelve a nacer la clase obrera!

Por esto resulta curioso que, en este marco que ha generado una desafección a lo político y a los políticos, en un estado de derecho que se derrumba, es llamativo como el poder camaleónico se reconstruye, poniendo en circulación a nuevos vendedores de humo, a los que les ha dado sus dosis mediáticas para que canalicen a los descontentos e integren a la posible disidencia antagonista mediante la inmediatez del voto.

Mirada retrospectiva para saber que nunca como en la actualidad ha sido más inútil votar. Reflexión también para saber que no hay atajos y que cualquier avance pasa por la reconstrucción de tejido social, sindical y cultural, lo que significa organización y años de lucha y confrontación tanto contra todo poder, contra toda estructura del capital, como contra los vendedores de humo y canalizadores de las luchas de los/as trabajadores y trabajadoras en el sistema.

Hoy ya no son tiempo de milongas, ni tiempos de perdernos en los posibilismos que sabemos que no son realmente posibles. Son tiempos de saber que si miramos el dedo en lugar de la luna que señala, la habremos cagado. Y las anarquistas, los anarcosindicalistas, no estamos para divagar ni para ir en círculos dando vueltas hacia una nueva derrota (los milenarismos o los nuevos vendedores de humo) porque son tiempos de ir en linea recta. Tiempos de acción, de organización, y de lucha.

Tiempos de dignidad, y de solidaridad, de mirada limpia, sonrisa amplia, con la mano tendida y solidaria.

POR DIGNIDAD: NO VOTES, ORGANÍZATE CON LOS ANARQUISTAS, ORGANÍZATE CON LA CNT

_____________________________________________________________________

Campaña pro abstención activa

[CNT-Zaragoza] “Entrampados en lo posible: izquierdas renovadas y anticapitalismo” sábado 16/05/15

Tags: , ,

Temática: Abstención Activa

Los comentarios están cerrados.


Visita la web confederal de CNT en: www.cnt.es